Grupos pequeños

Origen de los Grupos Pequeños

“Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón”  Hechos 2.46

Entendemos la iglesia como una comunidad de cristianos que necesitan crecer en amar a Dios y amar a otros. Bajo esta premisa es que vemos en la biblia dos tipos de reuniones que Jesús y las Primeras Iglesias cristianas Vivian:

  • Las Reuniones Grandes
    • “Otra vez comenzó Jesús a enseñar junto al mar, y se reunió alrededor de él MUCHA GENTE, tanto que entrando en una barca, se sentó en ella en el mar; y toda la gente estaba en tierra junto al mar” Marcos 4.1
  • Hay muchos ejemplos en la biblia donde Jesús se reunió con grupos de miles de personas. A estas personas Jesús los enseñaba, los ministraba, los alimentaba.
  • Las Reuniones Pequeñas
    • Cuando estuvo solo, los que estaban cerca de él con los doce le preguntaron sobre la parábola. Y les dijo: A vosotros os es dado saber el misterio del reino de Dios; mas a los que están fuera, por parábolas todas las cosas;  4.10-11.
  • Por otra parte tenemos muchos ejemplos bíblicos donde Jesús se reunió en Grupos Pequeños y en las casas con la finalidad de profundizar y tratar de manera más personalizada ciertos temas.

Todo cristiano necesita ser parte de ambos, tanto de las Reuniones Grande (Reunión de Adoración Familiar) como de una Reunión Pequeña (Grupos Caseros).

En la Reunión Grande adoramos, nos animamos, recibimos enseñanza bíblica, somos desafiados a vivir una vida más profunda con Dios y volvemos a nuestras casas. Sin tener una comunión más profunda con el “hermano”. Es decir, podemos desarrollar unas cosas, pero no otras.

En la Reunión Pequeña podemos adorar, animarnos, recibir enseñanza bíblica, pero además podemos recibir consejo y ser cuidados y aconsejados de manera más cercana.

La Primera Iglesia Cristiana que vemos en la biblia tenía una práctica de esta manera:

  • Reuniones Grandes

    • “Y perseverando unánimes cada día en el templo . . .” Hechos 2.46
    • Ellos se reunión en un templo porque no tenían otro lugar más grande donde reunirse.
    • Entendamos que ellos pasaron de ser 120 personas (Hechos 1.15) a más de 3.120 en un día (Hechos 2.41). Necesitaban otra logística, otra organización, etc.
    • Ellos habían visto el modelo que Jesús les dejo, en la reunión con miles.

 

  • Reuniones Pequeñas

    • “y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón” Hechos 2.46b.
    • Pero junto con las Reuniones Grandes no dejaron de tener las reuniones pequeñas en casas, ya que eso les ayudaba a crecer en amor, en comunión, en ánimo, etc.
    • Pero continuaron el modelo de Jesús en Grupos Pequeños.

Las Iglesias La Viña tienen como parte de su ADN y GENETICA basarse en los grupos pequeños:

  • Por que Jesús los practico y vivió
  • Porque las primeras iglesias cristianas los practicaron y vivieron
  • Porque nosotros hemos experimentado de manera personal la importancia que tiene en la vida cristiana.

 

Propósito de los Grupos Pequeños

“Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” Mateo 18.20

Partiendo de este principio bíblico es importante notar que Dios se mueve en toda clase de grupos, con mucha gente o poca gente, para El no es un tema si el grupo es grande o pequeño, El promete estar allí con ellos cuando Su nombre es exaltado.

Aquí veremos Tres Propósitos Generales de los Grupos Pequeños, los cuales son el objetivo que cada líder de Grupo debe tener en su mente y corazón para transmitirlo también a las demás personas del Grupo Pequeño:

  • CUIDAR: Pastorear y cuidar a las personas que asisten al Grupo Casero. Hacer una labor de estar atento por aquellas personas que Dios ha llevado a tu Grupo.
  • EVANGELIZAR: Llevar a Cristo a tu sector, a los vecinos, amigos y familiares, etc. En todo lugar siempre hay gente que necesita conocer a Jesús. Siempre Dios tiene personas listas para la cosecha y debemos estar allí como obreros dispuestos para recoger esa cosecha.
  • INTEGRAR: Ayudar a los nuevos a integrarse a la vida de la iglesia. Tanto a aquellos que llegan a la iglesia como a los nuevos que lleguen al Grupo Pequeño. Hacer un trabajo de romper las paredes que dejan fuera a los nuevos e integrarlos a las relaciones afectivas sanas de la iglesia.