Nuestra historia

LA VIÑA LINARES

 

Jacqueline y yo nacimos en Linares. Recibimos a Cristo como Señor y Salvador un domingo del año 1992, el mismo día, en un culto de una iglesia bautista. Después de estar aproximadamente nueve años en esta congregación decidimos salirnos con la bendición del pastor y continuar nuestra búsqueda de Dios. Conocimos a nuestro siguiente Pastor Gary Smith, quien fue nuestro mentor y amigo. También fuimos preparados por Él en el instituto bíblico “Palabra de Gracia” y para el año 2003 del mes de enero fui ordenado Pastor en Brasil, en la ciudad de Bello Horizonte. Así comencé a pastorear en la ciudad de Linares bajo la dirección de mi mentor. Durante este tiempo el crecimiento en gracia y en conocimiento de nuestro Señor Jesucristo fue impresionante. Posteriormente en el año 2007 nuestro pastor decidió retornar a los Estados Unidos. Después de esto, durante dos años de oración y búsqueda de dirección de Dios nos asociamos a AVCH. Y en agosto del 2009 oficialmente nuestra iglesia tomó el nombre de Iglesia Cristiana La Viña Linares. Desde mi conversión he tenido un hambre por el Señor, una tristeza y un deseo enorme de ver la Iglesia de Jesús aquí y ahora. No teoría solamente, no solo teología, sino vida, a fin de conocerle. No solo saber del Dios histórico, o  saber del Dios que vendrá, sino, al Dios YO SOY, al Dios presente y personal, al Dios del ahora que busca involucrarse en la vida de las personas y que quiere producir cambios desde lo más interior de cada corazón. Un Dios que está interesado por cada ser humano. El único y sabio Dios que quiere hacer su voluntad como en el cielo, así también en la tierra.

En mi vida de soltero buscaba de Dios y quería aprender todo lo que pudiera, pero la confusión y decepción se iba apoderando de mí. Al primer mes de casado, viviendo con mi esposa en nuestra casa propia, Jacqueline y yo oímos a Dios hablarnos por aproximadamente cuarenta minutos, donde nos dirigía a no hacer nada, sino a seguir sus instrucciones. Un día un hombre de Dios se acercó a mí y dijo: “no intentes definir tu ministerio, sino busca a Dios”. Fue lo que hice y eso me llevó a tener un hambre aún mayor y oír su voz en una manera única, lo que posteriormente, me llevó al ministerio pastoral, algo que siempre resistí y nunca quise aceptar.

Cuando accedí a ser nombrado pastor, dije a Dios: Tú sabes que yo no quiero, pero deseo hacer tu voluntad. Así fue que Dios uso a un Pastor conocido en Argentina, quien me dijo algo que me hizo descansar y seguir con fe hacia delante: “Nosotros no te vamos hacer pastor, solo vamos a reconocer el llamado de Dios en ti”. Pude comprender que mi negación era más por miedo, que por otra cosa. Dios me convenció que cuando Él llama, Él unge. Y a donde Él guía, Él provee. El verdaderamente se encarga.

Siempre busqué aprender de personas sabias y con experiencia en sus ministerios. Asegurándome que fueran Bíblicas y Cristo céntricas.

Cuando aún no ocupábamos nuestra casa de matrimonios (pues aún no nos casábamos), sí la estábamos ordenando y aprovechábamos de hacer reuniones con Dios. Solo éramos mi esposa y yo. Ella dirigía la alabanza y yo compartía la palabra, sentado en un cajón de madera y en una silla muy tosca que aun conservamos.

Con el paso del tiempo, algunos meses, antes de unirnos al ministerio liderado por el Pastor Gary Smith, algunas personas nos visitaban en nuestro hogar para tener tiempos de adoración a Dios y de compartir la Palabra, aunque las derivábamos a iglesias para que se congregaran. Pero aún así algunas continuaban visitándonos, las que finalmente se unieron también bajo la dirección del mismo Pastor.

Nuestras reuniones comenzaron a crecer en nuestra casa hasta que tuvimos que buscar un lugar apropiado para realizarlas. Y encontramos una casa pareada que arrendamos donde continuamos los servicios. Por las características del lugar no podíamos usar micrófonos, ni la mayoría de los instrumentos, ni hacer algunas actividades. Después de estar aproximadamente siete años en esa casa acogedora, dimos un paso de fe y arrendamos un local más grande.

En el año 2009, Dios me guió a dejar a mi trabajo secular, y para enero del año 2010 renuncié. En estos momentos me dedico al ministerio a tiempo completo. Y puedo decir “hasta aquí nos ayudó Jehová”. Dios se ha encargado.

Cuando estábamos formando nuestra iglesia, necesitábamos saber que tipo de iglesia seríamos. Ésa es la pregunta de la estrategia.

 

 

HISTORIA DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS LA VIÑA

 

Hay muchas respuestas a la pregunta ¿Por qué la Viña? Históricamente hablando, la Viña es el fruto de un avivamiento que se remonta al “Movimiento de Jesús”, que comenzó en los Estados Unidos a fines de los años 60’. A través de ese movimiento, 3 millones de convertidos llegaron a la Iglesia, y producto de este avivamiento, la iglesia Capilla Calvario ubicada en Costa Mesa, California, explotó eventualmente dando nacimiento a lo que hoy es La Viña.

Este movimiento de Iglesias La Viña comenzó oficialmente en 1976 en California como un grupo  casero de oración y adoración liderado por John Wimber (1934-1997), donde comenzó una búsqueda de Dios y sanidad. Cuando el grupo creció, el 8 de mayo de 1977, nació en Yorbalinda la primera iglesia de nuestro movimiento bajo la cobertura de la Iglesia Capilla Calvario. De ahí hasta 1980 no hubo grandes acontecimientos, hasta que un domingo de ese año, se produjo el primer derramamiento de poder sobre esta iglesia, cuando dijeron una frase ya muy familiar para nosotros: «Ven Espíritu Santo».

La Viña es también consecuencia del liderazgo de John Wimber, quién revivió no sólo el mensaje del Reino de Dios, sino también el ministerio del reino, a través de “señales y maravillas. A través de la práctica de los valores bíblicos, La Viña continúa creciendo, ofreciendo un estilo de adoración “culturalmente relevante”, predicando el evangelio, construyendo vida en comunidad, orando por los enfermos, alcanzando a los pobres, oponiéndose a la injusticia y plantando iglesias a nivel internacional. En cualquier lugar donde la Viña prospera, también hay una teología del reino que es central y clara.

La Viña se ha expandido teniendo más de 2.000 iglesias en todo el mundo, siendo las principales Asociaciones de Iglesias Viñas: USA, Canadá, Reino Unido, Australia, Sudáfrica, Chile, etc.

John Wimber fue pastor y líder de La Viña hasta su fallecimiento en 1997. Actualmente está dirigida por el Pastor Berten Wagoner.

La Viña en Chile comenzó oficialmente en 1991. la primera iglesia fue La Viña de la comuna de San Miguel en Santiago de Chile.